Seguidores

domingo, 19 de mayo de 2013

Reseñas películeras: El Gran Gatsby de Baz Luhrman


"Cuando era mas joven y vulnerable, mi padre me dio un consejo en el que no he dejado de pensar desde entonces: 
"Siempre  que sientas deseos de criticar a alguien", me dijo" recuerda que no todo el mundo ha tenido las mismas oportunidades que tú". 
 Nick Carraway 

Los felices años 20. Felices, lujuriosos, desenfrenados y excesivos. Una clase alta ociosa, acomodada, despreocupada, y sin moral ni escrúpulo alguno. Una época de excesos y de bonanza económica, que terminaría desembocando en el crack bursátil del 29, que provocaría la mayor crisis económica, si no contamos la que estamos, por desgracia, viviendo actualmente. Una sociedad que no ha cambiado tanto, y que ha repetido los mismos errores que nos han llevado a las mismas consecuencias.

Gatsby es un reflejo de la sociedad de esa época, de como esa sociedad vivían despreocupados y nadando en abundancia, que destruía todo lo que tocaba, intencionadamente o no, una sociedad a la que no tiene que hacer frente a nada, ya que tienen todo. 

En esa sociedad, irrumpe de la nada un tal Gatsby que tiene la mansión mas lujosa de la zona, que monta las fiestas mas excesivas, en la que toda la ciudad de Nueva York asiste, ya que todos están invitados y a nadie le hace falta invitación. Un personaje del que todos especulan, pero que nadie conoce. Un misterioso ser que ni siquiera su servicio lo ha visto. Un personaje que dudan realmente de que exista. 

Nick Carraway llega a la ciudad para trabajar como asesor financiero, fascinado por esta sociedad tan absorbente y ajetreada, se deja llevar. Cae en los excesos, se transforma en uno más de las personas mencionadas mas arriba. Una buen día recibe una invitación de su vecino, el propio Gatsby, para acudir a una de sus fiestas y conocerle en persona. Ese encuentro sucede, todo comienza. Comienza la serie de sucesos que desembocarán al inevitable final.


Luhrman nos presenta una película que digerir. Una película excesiva, saturada, recargada atmosférica,  muy colorida, e incluso agobiante. Las fiestas que proporciona Gatsby a ritmo de hip hop, muestran como de exagerada y grotesca fue (y sigue siendo) la sociedad de la época. Fiestas multitudinarias y millonarias para distraer a la sociedad, en la que te puedes encontrar desde un falso dependiente de Bethoven, mafiosos, directores de cine, gente de color (retrocedamos a la época), gente colgada de los aires, fuegos artificiales. Las fiestas que nos plantea Luhrman son totalmente imprevisibles, todo puede pasar, pero marcadas siempre por el derroche y el exceso.

Luhrman nos plantea unos años 20 movidos, banales, muy recargados y muy coloridos. El director repite una fórmula estética similar a la que ya le funcionó en sus películas anteriores, como Moulin Rouge, quien conozca al director, ya sabrá lo que se puede esperar visualmente en esta película. Todo un carnaval desfilando que sucede en nuestros ojos. Tal vez se le pueda achacar de ser demasiado excesiva, pero si se analiza, es reflejo de la sociedad de la época. 

Lurhman demuestra un gran manejo tras las cámaras, sabiendo donde situarla para sacar todo el jugo posible la plano, además de hacer un juego de luces y de colores sencillamente impresionante, e incluso apabullante. Una muestra de la saturación es esta imagen:


Colocar tantos personajes en un pequeño piso tan recargado, resulta agobiante, que es lo que busca la escena. Luhrman ha sabido manejar con mucha maestría este tipo de aspecto, y me parece lo mas destacable de su dirección.

Todo eso te da una sensación de ser un producto muy artificial, demasiado exagerado para ser creíble, pero probablemente es lo que busque el director, para plasmar la superficialidad de esas personas.

El director rompe absolutamente con la sobriedad y la frialdad del Gatsby de Clayton haciendo un producto tremendamente diferenciado. 

Sin embargo el director falla en el ritmo, los 143 minutos que dura la película, se pueden llegar a hacer largos, y no ha sabido manejar muy bien la intensidad de los sucesos, dejando algunas escenas intrascendentes y la sensación de que podría haber recortado algunos minutos para hacer la película mas redonda.


Sobre el reparto brilla con luz propia, de nuevo, Leonardo DiCaprio. La complejidad del personaje, la maneja. Desde el comienzo de la película estás desando que salga, y el momento no decepciona. El Gatsby de Diaaprio es un Gatsby con carisma, deslumbrante, con personalidad, cautivador, pero con mucho secretos de su pasado. Una persona cercana, pero a la vez, distante, apasionada pero fría, fiable, pero ópaca, sincera pero manipuladora, profundo pero algo banal. El espectro de impresiones a las que dota Dicaprio al personaje es muy amplio Es un alma torturada que busca un amor, por el cual estaría dispuesto a sacrificarlo todo, una persona una bala perdida que busca encajar en esta sociedad malvada y dura. Un personaje que se ha labrado todo eso, con una única motivación en la vida, que es encontrar al amor de Daisy.  ¿Lo conseguirá? Uno de los personajes capitales de la literatura de principios del siglo pasado que Diaaprio lo hace suyo, superando incluso al Gatsby de Redford. Otra actuación magistral del actor. 


La otra gran actuación que nos regala la película, es la de la actriz sobrada de talento llamada Carey Mulligan. Mulligan en este caso nos regala a una Daisy Buchannan sumamente interesante, que no tiene nada que envidiar a la de Mia Farrow. Mulligan hace creíble al personaje, hace que tenga un aura embaucadora, hace que en cierto modo, nos enamoremos de ella. Sin embargo, es un personaje muy fragil, muy debil, muy superficial e influenciable. Su personaje es ese gran amor por el que está obsesionado por conseguir Gatsby, y Mulligan logra que todos sintamos que es muy fácil caer en sus redes, también ayuda la dirección que guarda  muy bellas imágenes protagonizadas por la actriz, la cual sabe aprovecharlo de un modo sobresaliente. Otra interpretación memorable, que junto a Dicaprio y el carisma que tienen ambos hacen que  el producto final sea ampiamente superior, que si no contase con su presencia. 


También destacable es la participación de un Tobey Maguire como Nick Carraway, el motor de la película. Toda la película está narrada por él, y es el personaje mas importante de la trama, junto a Gatsby. Un personaje que llega a Nueva York  como un asesor de bolsa ilusionado por lo que la gran manzana tiene que ofrecerle, pero que cae en el juego de esta sociedad, y que poco a poco comenzará a destruirle. Toda esa ilusión se romperá en añicos y se convertirá en un alcohólico amargado que, aconsejado por su psiquiatra, comienza a escribir un libro en el que cuenta todas sus vivencias y su perspectiva de los hechos acontecidos en la película. Maguire hace una interpretación madura y consigue transmitir todo esas sensaciones y todos esos cambios que sufre Nick Carraway (alter ego de Francis Scott Fitzgerald) durante la película, haciéndonos que nos olvidemos de su Spiderman. Maguire consigue muy solventemente ser el conductor de la película.

También las actuaciones de los actores logran dotar de credibilidad a sus personajes. De entre los secundarios me gustaría destacar Joel Edgerton que logra imponer con su presencia y logra hacer que su personaje sea odiable, un marido maltratador, posesivo y mezquino, y algo temible. Transmite una sensación de que preferirías tenerlo como amigo a enfrentarte a él.


También correctas son las actuaciones de Isla Fisher, Elizabeth Debicki o Jason Clarke, los cuales quedan muy apartados, y no tienen toda la profundidad que podrían tener. 



En cuanto a la banda sonora, coge temas actuales y los incrusta en la época con mayor o menor acierto, traicionando al jazz que tanto marcaba al libro. Sin embargo, Luhrman comentó que pretendía hacer accesible y acercar a las nuevas generaciones la novela de Fitzgerald, con lo cual está parcialmente justificado el cambio. Sin embargo, en mi opinión, aquí se repite uno de los fallos del Django de Tarantino: la saturación de temas de hip hop/rap (¿Realmente e necesario tanto rap teniendo grandes canciones de jazz?), en la que se nota que la producción corre a cargo de Jay Z, marido de Beyonce, cantante cuyas canciones se incluyen, casualmente, en la película.  Sin embargo, la película también tiene canciones de espíritu mas indie, o incluso, comercial con temas de Lana del Rey, Gotye, Jack White o The XX, cuya canción together, que es con la que finaliza la película y la que acompaña a los créditos finales tal vez sea la que mejor sepa resumir el espíritu del filme y las sensaciones que te deja tras acabar de verlo, y personalmente, me parece la  mejor de todas las que componen la banda sonora. 

         

Probablemente este sea la primera película que vaya a por la carrera a los Oscar, y tal vez nos encontremos con el mejor filme que se ha estrenado durante esta temporada, con lo cual comienza de un modo potente la carrera hacia los premios, esperemos que el resto de competidoras que se estrenen durante el año lleguen, por lo menos a este Gatsby, que puede que no sea la adaptación definitiva de la obra,  y que no sea ninguna obra maestra pero, desde luego , no es lo que la crítica dice que es.

"Gatsby creía en la luz verde, el orgiástico futuro que, año tras año, aparece ante nosotros... Nos esquiva, pero no importa; mañana correremos mas deprisa, alargaremos los brazos y llegarán mas lejos... Un buen día... 
Y así seguimos, golpeándonos, barcas contracorriente arrastrados, sin cesar, hacia el pasado"
Nick Carraway